John Ackerman

La Cruzada de Trump en contra del “socialismo”

Videocolumna, RT en español, 12 de marzo, 2019

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

La Guerra Fría terminó hace tres décadas, pero algunas personas no se han dado cuenta y emprenden hoy una violenta cruzada en contra del “socialismo” en el planeta entero.

¿Pero qué es exactamente el “socialismo”? ¿Es realmente tan maligno como dicen?

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dice que la gran disyuntiva hoy para los pueblos del mundo es entre la libertad y el socialismo, entre la responsabilidad personal y la dependencia gubernamental.

Pues aquí un dato para usted, señor Pence: el gasto militar de EE.UU. asciende a unos 590.000 millones de dólares al año, más que el total de los siguientes siete países juntos.

Cada año, EE.UU. utiliza Casi el 50 % de su gasto programable, —lo cual equivale, aproximadamente, a un 14 % de su presupuesto total— en asuntos militares.

¡Claro! Pero este enorme gasto no implica ninguna “dependencia gubernamental” y las Fuerzas Armadas de EE.UU. trabajan a favor de la “libertad”.

¿Verdad, Mr. Pence? ¿Cómo en Venezuela, por ejemplo?

Al parecer, usted no está informado de que, en EE.UU., el 15 % de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza, un porcentaje mayor al de decenas de otros países, incluyendo Francia, Canadá, Rusia, Hungría y Dinamarca.

En su propio país, cientos de miles de vagabundos están obligados a dormir en las calles y escarbar en la basura para su comida diaria.

Las escenas que retrató Jorge Ramos no ocurren solo en Venezuela, ¿eh? En EE.UU., el 25 % de los niños viven en condiciones de pobreza, lo cual coloca a este país en el sitio 34 de entre las naciones desarrolladas, detrás de todos los países europeos y también de Australia, Canadá, Japón y Nueva Zelanda.

¡Y sorpresa!

Elliott Abrams en Nueva York, EE.UU., 28 de febrero de 2019. EE.UU. prepara nuevas y “significativas sanciones” contra Venezuela.

Esos países donde casi no hay pobreza y los niños crecen sanos son, precisamente, naciones donde el gobierno gasta menos en armamento militar y más en proveer servicios públicos de educación, de salud y de bienestar.

¡Así es, señor Pence! Eso que usted llama “socialismo” funciona para construir sociedades sanas y fuertes, una condición necesaria para que todos y todas, precisamente, puedan desarrollar libremente sus capacidades y sus planes de vida.

Entiendo que esto choca con su lógica, señor Pence. Al parecer, usted sigue viviendo en la época de la Guerra Fría, cuando se planteó una guerra a muerte entre dos sistemas radicalmente contrapuestos: el capitalismo y el comunismo. Pero le informo, señor vicepresidente, que el Muro de Berlín se cayó en 1989. ¡Hace 30 años!

Hoy queda claro que la única salida es a partir de una combinación sincrética y de apoyo mutuo entre los principios de igualdad y de libertad, entre la competencia y la justicia, entre el individuo y la colectividad. Le doy la bienvenida al siglo XXI, señor Pence, y le presento la modernidad. Nunca es demasiado tarde para aprender algo nuevo.

SITIO RT:
FACEBOOK:
TWITTER:
YOUTUBE:
John M. Ackerman

John M. Ackerman

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

Comentarios

Deja un comentario

  • COMUNISTAS
    Calificar hoy a alguien de comunista es equivalente a como calificaban a un hereje en la edad media, como a un leproso en la Antigüedad o a un contagiado durante la peste del siglo XIV en Europa
    Cualquier pensamiento que siquiera ande merodeando alrededor de Marx, merece todo el desprecio de ricos y pobres, es – tal parece – uno de los peores insultos.
    Tachar a alguien de socialista también se convierte en un estigma que desprestigia para siempre a quien se le coloca esa etiqueta, de inmediato se le descalifica, es imperdonable; quien acusa a alguien de sospechoso de ser comunista, se convierte de inmediato en un héroe, en un buen ciudadano.
    Ser comunista es estar enfermo de la mente, merecedor de desprecio, castigo y condena, cualquier tormento o martirio contra un sujeto así, está plenamente justificado.
    Marx y su pensamiento son como satanás y su perversidad, un atentado contra la libertad y la dignidad humana, ideas blasfemantes contra el creador y la cordura, contra la decencia, la paz, las buenas costumbres y la seguridad del mundo cristiano.
    Ser socialista es la peor infamia, una ignominia contra la cultura occidental y la razón, nada hay más aberrante que esa degradante confesión de ser comunista. Dios nos guarde.

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Instagram

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.