John Ackerman
Andrés Manuel López Obrador toma protesta como Presidente de México.. Foto: Especial

Arranca la Cuarta Transformación

La Jornada, 2 de diciembre, 2018

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

Fracasó el proyecto de destrucción institucional del Estado Mexicano. Los neoliberales jamás buscaron “modernizar” a México. Sus discursos hipócritas a favor de la “libertad” de mercado, el fortalecimiento institucional y la pluralidad política, solamente sirvieron para esconder lo que en realidad era un vergonzoso proceso de saqueo, robo, represión y censura.

Sus “reformas estructurales” desmantelaron la economía nacional y su “democracia” se basó en la exclusión de la participación popular. “Sus” instituciones servían para facilitar la corrupción, los fraudes electorales, la violencia y la pobreza.

La larga noche neoliberal transfirió el poder del Estado y las riquezas de la Nación a los oligarcas, narcotraficantes y mercados financieros internacionales. Pero no les alcanzó el tiempo para arrancar de raíz las grandes conquistas de la Tercera Transformación. La lucha democrática del pueblo que generó la primera constitución social en el mundo y rindió enormes frutos durante la época del sexenio del General Lázaro Cárdenas del Río sigue hoy más viva que nunca en la cultura política de los mexicanos así como incrustado con letras de oro en el marco jurídico nacional.

Andrés Manuel López Obrador toma protesta como Presidente de México.. Foto: Especial

La Cuarta Transformación implica, desde luego, una recuperación de las luchas de la Revolución Mexicana. Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Venustiano Carranza y Pancho Villa todos estarían muy contentos con la investidura de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República este primero de diciembre. Aplauden desde sus tumbas y levantan sus miradas con alegría hacia un nuevo horizonte.

Pero hoy tenemos la oportunidad de incluso superar las grandes conquistas de la primera revolución social en el mundo del siglo XX. En 1910, México solamente tenía 15 millones de habitantes. Hoy hay más de 123 millones de mexicanos. En 1910, el Producto Interno Bruto, medido en términos “absolutos”, alcanzaba 500 mil millones de pesos, mientras ahora suma 18,500 mil millones de pesos.

En 1910, solamente 28% de la población sabía leer y escribir. Pero hoy 96% de la población tiene la capacidad de gozar de un buen libro y plasmar sus pensamientos y emociones en una hoja de papel.

Andrés Manuel López Obrador y su gabinete. Foto: Especial

Asimismo, conquistar el poder por la vía pacífica tiene la enorme ventaja de poder empezar a trabajar desde el primer día del nuevo régimen para resolver los grandes problemas nacionales. Tuvieron que pasar veinticuatro años de violencia, de destrucción y de guerra civil entre el inicio de la Revolución Mexicana, en 1910, y el principio del sexenio del General Cárdenas, en 1934, para que los anhelos de democracia y justicia del pueblo mexicano empezaran a materializarse.

López Obrador también recibe un país en llamas y casi en bancarrota. Hubo quince asesinatos durante el primer día de su gestión. Y se deben pagar más de 800 mil millones de pesos durante 2019 simplemente en materia de servicio financiero de la deuda pública.

Sin embargo, el nuevo Presidente de la República inicia con el pie derecho uniendo todos los sectores de la sociedad, hasta los grandes empresarios, los dominantes consorcios mediáticos y los militares. Y también cuenta con una enorme legitimidad y respaldo populares sin precedentes en la historia reciente de México.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de México, recibe de pueblos originarios un bastón de mando. Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro

Es probable que algunos de los más retrógrados integrantes del viejo régimen hoy sueñen con un nuevo Victoriano Huerta que pudiera acabar de tajo con la esperanza del pueblo mexicano. Y es evidente que existen enormes intereses nacionales e internacionales que desde hoy le apuestan al fracaso de la Cuarta Transformación.

Pero estos actores también saben que al final de cuentas hasta a ellos les conviene que le vaya bien al nuevo Presidente. Si fracasa López Obrador lo que sigue sería un Jair Bolsonaro o un Donald Trump mexicano, un escenario que pondría en grave peligro el bienestar y los derechos humanos de todos los mexicanos.

El éxito de la gestión de López Obrador no está de ninguna manera garantizada. La historia es muy compleja y suele dar vueltas inesperadas. Sin embargo, la coyuntura actual nos dice que es perfectamente factible cumplir con el deseo de López Obrador de unir en un solo acto la lucha democrática de Madero y la transformación social de Cárdenas.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de México, recibe de pueblos originarios un bastón de mando. Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro

Con la activa participación de la sociedad, y la lealtad democrática y nacional del viejo régimen, no será necesario esperar veinticuatro, o siquiera diez, años antes de ver los frutos de nuestras luchas. En apenas seis años podremos transformar de raíz a los sistemas políticos, sociales y económicos de México para generar las bases para la consolidación de un nuevo país participativo, verdaderamente institucional, justo y solidario.

Participemos todos y todas, desde cada rincón de la República y en cada espacio de nuestras vidas, para hacer realidad este gran anhelo del pueblo mexicano. Tantos años de lucha han valido la pena. México y todos los mexicanos merecemos un futuro mejor.

Publicado originalmente en el diario La Jornada

 

John M. Ackerman

John M. Ackerman

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

Comentarios

Deja un comentario

  • ojalá que le vaya bien….aunque la gente sea, yo creo, demasiada huevona para llamar esto “la 4 transformación”, es un momento importante para México…me gusta el mensaje de paz y igualdad que trae Amlo….muchos se le van a reír, y tontamente referirlo como “socialista”, pero ni modo, cualquier cosa será mejor que la maquina de corrupción que ha operado en México por década tras década…

  • Todos estos conceptos son admirables e ideológicamente incuestionables; la magnitud de la votación demostró el 1 de julio que la mayoría de los ciudadanos los aprueba e intenta integrarlos en su vida cotidiana. Sin embargo, todos ellos requieren considerar los matices propios de la realidad. Muchos servidores públicos son y se sienten parte de la sociedad dcivil; muchos han trabajado durante años por los mismos ideales que hoy abandera AMLO; muchos, a su modo, cimentaron el movimiento que está llevando a efecto esta Carta Transformación. Y, sin embargo, hoy están en la calle, sin trabajo y estigmatizados como enemigos por sus hermanos de lucha. Los funcionarios designados por el nuevo gobierno que llegaron a “correr” a miles de trabajadores sin considerar sus méritos –capacidades, conocimientos, habilidades– están matando el futuro del país en embrión. Están destruyendo la posibilidad de transformar el país a partir de sus verdaderos valores, entre ellos el sentido común y la confianza. Están dando la razón a los enemigos del cambio que argumentan autoritarismo y arbitrariedad.

  • me sumo a lograr que AMLO tenga el mejor de los éxitos, desde abajo con la gente procurare defender la nueva democracia política de MÉXICO.
    México esta de plácemes con el inicio de una nueva vida.
    Los mexicanos estamos felices
    Tenemos una gran esperanza que AMLO no nos fallará

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Instagram

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.