John Ackerman

Lecciones de democracia y derechos humanos de EE.UU.

Videocolumna, RT en español, 26 de febrero, 2019

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

¡A la carga, mexicanos! ¡Vamos por nuestros territorios perdidos en California y Texas! ¿Pero qué les pasa? ¿Solo quieren trabajo y bienestar? ¡Bah!

El presidente Donald Trump ha declarado una “emergencia nacional” en la frontera sur de los Estados Unidos. Dice que los mexicanos y los centroamericanos estamos “invadiendo” su territorio y señala a los migrantes como “criminales”.

¿Está hablando en serio, Mr. Trump? ¿No se da cuenta de que, en realidad, la cantidad de migrantes cruzando la frontera entre México y los Estados Unidos se ha reducido en los últimos años? En el año 2000, hubo 1,6 millones de detenciones en la frontera. El año pasado solamente 400.000.

La migración mexicana, en particular, se ha reducido drásticamente desde 2007, hasta el punto en que hoy la cantidad total de personas nacidas en México viviendo en los Estados Unidos ya empieza a caer. Con respecto a los centroamericanos, el número de nuevos migrantes se ha mantenido estable durante los últimos años. Lo que ha cambiado no es la cantidad de migrantes, sino la forma en que transitan ahora: en grupos y con una fuerte presencia de mujeres y niños.

Mr. Trump, ¿en realidad cree que son criminales las mujeres y los niños que quieren cruzar la frontera para escapar de la inseguridad en sus comunidades de origen y encontrar un trabajo digno en los Estados Unidos?

¿Justifica las muertes de niños migrantes bajo custodia de sus policías? En lugar de criminalizar y declararle la guerra a los migrantes, ¿no sería mejor entender esta situación como una crisis humanitaria? ¡Ah, se me olvidaba! Las crisis humanitarias solamente existen donde hay petróleo y usted quiere intervenir militarmente, como en Venezuela. Ha mandado cientos de toneladas de ayuda al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, pero la situación en Centroamérica le tiene sin el menor cuidado.

Ahora bien, lo más interesante de esta situación es cómo Trump busca darle totalmente la vuelta al Estado de derecho y los procedimientos democráticos. Su declaratoria de emergencia le permitirá desviar 3.600 millones de dólares de las Fuerzas Armadas hacia la construcción de un muro en la frontera sin la autorización del Congreso de la Unión. También le autoriza a expropiar unilateralmente las tierras necesarias para la construcción del muro, afectando a los derechos de propiedad de los habitantes de la frontera. La declaratoria de Trump también implica una violación grave de la prohibición de la intromisión de las Fuerzas Armadas en asuntos de competencia civil. ¿Y, aun así, Washington cree que tiene la autoridad moral para dar lecciones de democracia y derechos humanos al mundo? ¿Alguien sigue creyendo el cuento de hadas del supuesto ejemplo democrático de los Estados Unidos?

SITIO RT:
FACEBOOK:
TWITTER:
YOUTUBE:
John M. Ackerman

John M. Ackerman

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

1 comentario

Deja un comentario

  • Muy bien explicado mi querido John!
    Lo más grave de esta situación es que la ultraderecha y también la derecha mexicana, en su ignorancia y pereza mental de los verdaderos motivos del gobierno norteamericano para atacar a Venezuela, a través de la rumorología y distorsión de la verdad de los hechos, involuntariamente contribuyen al despojo y saqueo del petróleo venezolano, con el grave riesgo de que mañana seamos los mexicanos quienes suframos estos embates imperialistas.

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Instagram

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.