John Ackerman

El espejo del Coronavirus

La Jornada, 6 de abril de 2020

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

Las crisis suelen evidenciar a las personas, las sociedades y los gobiernos. Tal y como un espejo de maquillaje saca a relucir aspectos normalmente invisibles de nuestras caras, las crisis también hacen explícitas maneras de ser y de actuar que no son tan evidentes durante tiempos normales.

Así ha ocurrido con la respuesta a la pandemia del Coronavirus en México y el mundo.  Los autoritarios se han vuelto más dictatoriales, los racistas más intolerantes, los golpistas más cínicos, los consumistas más egoístas y los demócratas más solidarios.

En Bolivia, el COVID19 fue el perfecto pretexto para cancelar las elecciones presidenciales.  La autoproclamada Presidenta, Jeanine Añez, se salvó de una segura derrota a manos del candidato de Evo Morales, Luis Arce, y ahora tendrá tiempo para consolidar su control dictatorial sobre aquella nación.

En Chile, el Presidente Sebastián Piñera también respira hondo por la gran oportunidad que le ha ofrecido el Coronavirus para prohibir las manifestaciones públicas, sacar los militares a las calles y aplazar hasta octubre el plebiscito hacia la Asamblea Constituyente tan demandada por su pueblo.

En Brasil, frente a la respuesta irresponsable y caótica del gobierno de Jair Bolsonaro a la pandemia, los militares ya han empezado a desplazar al Presidente Constitucional, recuperando y canalizando una larga tradición de activismo político castrense.

En los Estados Unidos, los consumistas se han vuelto aún más egoístas, dejando vacíos los anaqueles con sus compras de pánico.  También se ha evidenciado en el corazón del imperio el terrible estado de los servicios de salud pública, la falta de solidaridad de parte de las grandes empresas con sus trabajadores, y el total desorden del gobierno de Donald Trump.

En China, Corea del Sur, Japón y Singapore los gobiernos han fortalecido la vigilancia y el control social. La pandemia del Coronavirus ha sido el perfecto pretexto para consolidar una agresiva intromisión gubernamental en la esfera privada de los ciudadanos. Medidas similares se han tomado en Israel y otros países “occidentales”.

Hasta en España y Argentina, hoy gobernados por coaliciones progresistas, han resurgido viejas tradiciones autoritarias. Ambos países han declarado radicales toques de queda que recuerdan las épocas de Francisco Franco en Madrid y de las Juntas Militares en Buenos Aires.

En México, la pandemia también ha acentuado elementos centrales de nuestro sistema político.

En primer lugar, los golpistas han escalado su guerra criminal en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Con su necrofilia de siempre, se emocionan con cada muerto y se regocijan con la emergencia sanitaria. Todos los días fabrican nuevas noticias falsas y buscan minar la legitimidad del gobierno. Ven la crisis actual como su tabla de salvación, su gran oportunidad para finalmente deshacerse de un Presidente que desde el primer día ha privilegiado a los pobres.

Segundo, el pueblo mexicano ha respondido con su típica solidaridad frente a la adversidad. Las familias y las comunidades se han organizado para cuidar y aislar a sus enfermos, miles de doctores y enfermeras se han anotado para capacitarse y atender las salas de emergencia, y una gran cantidad de empresarios contribuye solidariamente manteniendo los salarios de sus trabajadores y produciendo el equipamiento médico necesario.

Tercero, el Presidente López Obrador se ha mantenido firme en su convicción de ejercer su liderazgo de manera democrática y cercana al pueblo.

En lugar de declarar toques de queda y esconderse atrás de cuatro paredes, sigue viajando por el país, supervisando obras, animando a la población y dialogando con la prensa en su “mañanera”. En lugar de caer en la trampa de las empresas farmacéuticas internacionales con sus “pruebas rápidas” y supuestas curas milagrosas, prefiere seguir las indicaciones tanto de su equipo científico como de la Organización Mundial de la Salud. Y en lugar de rescatar a los grandes empresarios o condonar impuestos, el Presidente ha anunciado un ambicioso plan de inversión en programas sociales e infraestructura pública con el fin de cuidar a los más vulnerables y reactivar la economía.

 

La terca insistencia de López Obrador en meter el acelerador, en lugar del freno, a la Cuarta Transformación en respuesta a la crisis actual tiene enloquecida a los calificadores internacionales y la prensa financiera global.  Esperaban que a raíz de la crisis el Presidente Mexicano finalmente “se portaría bien” y abandonaría su compromiso con el combate a la corrupción estructural y el bienestar de la población para finalmente entregar el mando a los financieros, los tecnócratas y los neoliberales.

Pero felizmente ha ocurrido justo lo contrario. Estas calificaciones reprobatorias deben ser consideradas un timbre de orgullo para quienes valoramos la vocación social del gobierno actual y rechazamos cualquier intento de retornar al viejo sistema de saqueo, represión, robo y muerte.

John M. Ackerman

John M. Ackerman

Director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) e Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

Comentarios

Deja un comentario

  • John, te comparto algunos comentarios que hago sobre las decisiones de AMLO y la Epidemia, me llama la atención el IMSS, comentario con el que inicio:
    Presidente considero que Lic. Zoe Robledo está siendo rebasado como Director del IMSS, sus colaboradores de Prestaciones Médicas y Vigilancia Epidemiológica considero no lo están respaldando adecuadamente, la selección de Coordinadores para Delegaciones dejó mucho que desear ya que al menos en tres Delegaciones dejaron responsables pertenecientes a grupos nefastos como el de Guanajuato que viene del Grupo del Dr. Jesús Rafael Montesano Delfin, cuya gestión termino bajo sospecha de gran corrupción por decir lo menos y de la que el Delegado entrante en su momento, Mtro. Sergio Santibañez, se negó a practicarle una auditoria a su gestión como se lo propuse, después se dijo que lo dejó para que le enseñara las mañas porque se fue a los dos años y, se dice valdría la pena se auditara su gestión, resultó peor que el Delegado anterior, con quien hiciera mancuerna el Dr. Montesano; por otra parte, no olvidar que vienen del grupo de Julio Frenk y, yo afirmo, no es posible transformar, lograr la 4T con los ya usados, recordar que Frenk viene del sexenio de Fox, el del Seguro Popular y con tendencia privatizadora.
    Excelente decisión presidencial al quitar los fideicomisos, que se los robaban en el PRIANISMO, para atender la contingencia sin endeudar al país. ES PENSAR EN MÉXICO Y SU PUEBLO, APOYO TOTAL
    Y, Presidente que cierren, esas no son empresas, son buitres que explotan a sus trabajadores; estos periodistas, pregoneros de los buitres, que no empresarios, lo que quieren es otro FOBAPROA, NO MAS
    Presidente es momento que se active la Sría. de Relaciones Exteriores, M. Ebrard, nuestros compatriotas que no están legalmente en EEUU no tendrá ningún tipo de ayuda, los Consulados deben atenderlos
    Los buitres andan sueltos, sobrevuelan al pueblo tal si fuéramos cadáveres, quieren hacer su rapiña, mandan sus pregoneros para presionar por otro FOBAPROA a costa d-la miseria d-pueblo. REPUDIO SOCIAL, ES TIEMPO DE MÉXICO POR FIN PODEMOS DECIR QUE TENEMOS UN GOBIERNO PARA TODOS

    • Hay buitres entre los grandes empresarios. Pero la gran mayoría de los micro y medianos, son gente de bien que han sostenido la economía de muchas familias y del país a través de empleos y cuotas al Imss, impuestos, etc. No satanice. Se las ven negras para ir dia a día buscando el progreso.

  • Quizá valga la pena ser más explícitos en el significado que tiene la 4T, con relación al bienestar espiritual y material, a través de la protección, la seguridad y la certeza y caer en el juego de solo la seguridad, en un mundo de creciente inseguridad y falta de certeza.

  • Estimado John, yo voté por amlo y como muchos pequeños empresarios con vocación social creemos en él. Sin embargo, una crisis como esta nos pega muchísimo. Endeudados con el banco por un mal año de ventas y esperando recuperarnos este año todo se ha complicado. Treinta familias que hacemos libros, lo cual no es considerado esencial, estamos al borde de perder lo que nos costó el trabajo de 25 años. La verdad esperábamos apoyo a las pymes que con esfuerzo nos seguimos sosteniendo. Para qué dar créditos a trabajadores del gobierno si ellos siguen recibiendo su salario mensual. En cambio hay muchas pequeñas imprentas y otras empresas como nosotros que han tenido que cerrar y quién sabe si vuelvan a abrir, dejando en el desempleo a muchísima gente. Necesitamos apoyos urgentes para poder cumplir con la nómina semanal sin que haya ingresos. Si no toman decisiones rápidas muchas pequeñas empresas tendrán que cerrar.

  • Merece la pena observar que el gobierno aún no ha mostrado la solidaridad y apoyo que exige la realidad hacia las empresas micro y pequeñas del país, cuando menos. No hay que ser economista avezado para comprender que la suspensión en sus ingresos, sin detenerse sus obligaciones de pago, llevaría a un cierre abundante entre esas fuentes de riqueza… Y DE EMPLEO.
    Repasemos datos gruesos: de unas 4.5 millones de empresas nacionales, el 96% son micro, y entre éstas y las pequeñas concentraran el 90% de la planta laboral. Sin una economía interna desarrollada, la vulnerabilidad agregada de su abandono produciría una injusta desgracia entre esa clase media, que el país requiere, por el contrario, robustecer.

  • Excelente artículo, la realidad es que la epidemia ha sido controlada con información persistente y contundente, a pesar de las falsas noticias en redes, y la mayoría de los mexicanos apoyamos al Presidente AMLO. Saludos!!!!

  • Sí, un gran ejemplo el del presidente López Obrador. Hasta en EEUU el neofascista de Trump aceptó el ingreso universal para asegurarse de que cada persona tuviera un poco de dinero en el bolsillo. Poco o nada, pero lo aceptó. No importó el costo del endeudamiento pero se entendió que no se puede dejar a la gente que vive al día sin dinero. En México el “demócrata” de López Obrador reniega de los más pobres y decreta tomar dinero de fideicomisos (dinero malhabido o no) y usarlo para construir un aeropuerto que los más pobres jamás utilizarán. Refuerza la misma idea de sus programas prioritarios, programas que no tenemos ni idea de cómo funcionan. El mismo jefe del programa Sembrando Vida intentó renunciar porque no funcionó, los mismos datos del gobierno muestran que el programa de Jóvenes construyendo el futuro tiene una bajísima tasa de empleo formal. En fin, el Dr. Ackerman tiene razón cuando dice que las crisis sacan el verdadero ser de cada uno. Y en México, lamentablemente la crisis sacó a relucir la necedad del presidente. Urge que se cancelen obras faraónicas y se utilice ese dinero para entregar comida y pagar rentas para el grueso de la población que se queda sin dinero. No todos los mexicanos pueden trabajar escribiendo columnas desde la comodidad de su casa mientras disfrutan bajos precios en petróleo como el autor de esta columna.

    • Mientras casi todos nos ocupamos de pensar cómo contribuir a la transformación del país, por supuesto que para el provecho de la población y en apoyo del Presidente que nosotros mismos llevamos al poder, no faltan algunos miles que se empecinan en imaginar que hacer política tiene que ser corrupta, traicionera, perversa, y hasta dicen que los programas emprendidos no son lo que se demuestra todos los días. Suponen por ejemplo, que si el aeropuerto de Texcoco era un obsceno negocio de unos cuantos ultramillonarios y un desastre ecológico largamente anunciado, el de Santa Lucía también tiene que serlo; que AMLO reniega de los pobres porque no reparte el dinero de fideicomisos oscuros entre la gente; que los programas sociales están huecos: de siembra, becas, empleo nuevo, adultos mayores, minusválidos, entre otros. Esa es la desgracia nuestra.

  • John, me agrada tu postura de apoyo a la 4ta. Y creo gozas de la confianza de nuestro Presidente. En tiempos de crisis es necesario analizar todos los comentarios, peticiones, propuestas, sin importar procedencia. Aún sabiendo que cierto sector opositor aprovecha el meollo para desacreditarlo, analíticos sociales como tu y muchos bien intencionados, necesitan adentrarse en la angustia fundamentada de los pequeños contribuyentes, y los medianos y microempresarios que sostienen con gran esfuerzo su plantilla laboral. No debe verlos el Gobierno Federal como explotadores, sino como aliados en la reconstrucción del país. Aún hay resabios de anteriores administraciones que los extorsionan para tener legalidad en sus locales. Fugas cuantiosas. Es como cobrar derechos de piso. Y ésta exposición a delincuencia también significa merma en sus ingresos. La clase media está siendo olvidada. Y es la más preparada y leal. La más responsable solidaria. No le den la espalda. De ella depende gran número de personas que engrosarán el número de pobres y Dios no lo quiera, de la delincuencia, al cancelarse su fuente de empleo por falta de estimulos. Aún hay confianza en la 4ta, propongan Ustedes un buen plan que se incluya en el Proyecto de Nación. No será fácil porwue nuestro Presidente está a la defensiva de quien no concuerde con sus ideas. Pero con inteligencia, sentido comun y amor a laPatria, todo se puede lograr. No dejemos de nuevo el control a los bribones.

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.