John Ackerman

La cultura de la muerte

La Jornada, 13 de enero, 2020

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

El asesinato del General Iraní Qassim Suleimani en Iraq y el ataque suicida del niño José Ángel en una escuela de Torreón constituyen dos lados de la misma moneda. Ambos son síntomas del predominio de una cultura política de muerte, violencia y destrucción originaria de los Estados Unidos y que cada día se afianza más en México y el mundo entero.

¿Cuáles son las condiciones de la posibilidad de que un niño de apenas once años de edad decidiera disparar en nueve ocasiones en contra de sus maestros, sus compañeros y así mismo?

El abandono por los padres y los videojuegos violentos no son suficientes para explicar esta barbaridad. Hay miles niños que viven con sus abuelos y juegan con la computadora, pero jamás había pasado algo similar en México. Cada año hay más de mil suicidios y la violencia escolar es una triste realidad a lo largo de la República Mexicana, pero el hecho que un niño tan pequeño haya tomado una decisión de esta magnitud refleja la infiltración dentro de la cultura mexicana de una lógica de violencia y de muerte sin precedentes.

Lo llamativo del tiroteo de Torreón no es que existan niños víctimas de la desintegración familiar o la depresión, sino el hecho de que este niño en particular haya planeado con tanta frialdad y anticipación el ataque a sus maestros y compañeros. Para José Ángel no fue suficiente el triste y trágico acto de quitarse su propia vida, sino que sintió la necesidad de hacerlo dentro del principal escenario público de su vida, la escuela, y además llevar sus compañeros consigo en el camino.

¿Fue un acto de “venganza” por algún “bullying” en su contra? ¿O simplemente quiso que su fin tuviera tintes de un perverso “heroísmo” o “martirio” al caer muerto en un imaginario campo de “batalla”?

Probablemente nunca sabremos a ciencia cierta los verdaderos motivos por este acto de barbarie. Pero lo que sí queda claro es que el esquema cultural que permitió que un niño tan pequeño tomara esta decisión no proviene de las raíces colectivas, solidarias y revolucionarias del pueblo mexicano sino de la lógica de la muerte y la intolerancia propia de los sectores más individualistas, intolerantes, consumistas e imperialistas de los Estados Unidos.

Es la misma lógica que llevó al joven Patrick Crusius a manejar mil kilómetros desde su residencia en Dallas, Texas hasta el Walmart de El Paso para “matar hispanos” en agosto pasado. Es el mismo esquema que permitió a Felipe Calderón “declarar la guerra” al pueblo mexicano con el fin de compensar por su falta de legitimidad a raíz del fraude electoral de 2006. Y es la misma “locura” que impulsó a Donald Trump la semana pasada a mandar a asesinar en Iraq a uno de los líderes políticos más poderosos de Irán.

José Ángel es víctima y síntoma de una nueva cultura política anti-civilizatoria producida simultáneamente por el baño de sangre de Calderón y el racismo imperial de Trump.

Es importante evitar la tentación de ver el ataque en la escuela Cervantes de Coahuila como un hecho aislado o resultado de factores exclusivamente locales, tecnológicos o familiares para entenderlo como un síntoma de algo mucho más grande que hoy pone en riesgo a la humanidad entera: una arraigada cultura política de la violencia y la venganza.

En este contexto, los mexicanos debemos ser particularmente orgullosos de haber enviado un mensaje tan claro de humanismo al elegir a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República en 2018. En lugar de dejarnos consumir por la desesperación y apostarle a la vía de la muerte y la venganza, elegimos un hombre tercamente decidido a construir la paz desde abajo. La solución al inaceptable nivel de violencia hoy en México no puede ser un retorno a las fallidas estrategias del pasado, como insinúan los Lebaron y sus aliados de Washington, sino una inversión de cada vez más recursos, inteligencia y tiempo en la vía de la paz trazada por el nuevo gobierno.

John M. Ackerman

John M. Ackerman

Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

Comentarios

Deja un comentario

  • Lamentable el suceso y nunca se sabrá a ciencia cierta que orilló a este niño a cometer tal acto. Lo cierto es que la cultura de adoración a la violencia, el dinero y las drogas es exportada directamente desde los Estados Unidos. Nosotros tenemos la obligación, cada uno desde “su trinchera”, de educar y concientizar a nuestros niños para que aprendan a vivir con respeto y sensibilidad al prójimo. La lucha tan destacada que hace nuestro Presidente debemos acompañarla y defenderla todos los días y en todos lados.

  • completamente de acuerdo, solo quisiera mencionar algo; los planes y programas están siendo creados por personas de la ciudad de México esto no quiere decir que sean malas propuestas pero no nos incluyen en dar a conocer propuestas de acuerdo al contexto de cada estado.
    Su servidor trabaja en salud en el estado de Chiapas y el inicio en el consumo de sustancias (alcohol y marihuana) es a los 06 años de edad y quienes proveen las mismas son familiares directos (padres y madres) esto es por las cuestiones culturales osea no visualizan la percepción del riesgo sobre todo en el alcohol.
    ojala me da la oportunidad de enviarle el proyecto ya con resultados.

    saludos

  • Estoy de acuerdo. También es importante destacar que tampoco es el 99% de responsabilidad de los docentes. Los profesores nos sentimos atados de manos ante la agresividad, tanto de alumnos como de padres de familia. Y desprotegidos por las autoridades inmediatas, locales y federales. Ojalá que por su medio Dr. Akerman le haga ver a nuestro presidente que la Institución de Derechos humanos, muchas veces obstaculiza, debería de actualizarse de acuerdo a las circunstancias del país.

  • Saludos John…que puede decir de tan acertado comentario…soy hijo de un bracero, nacido en Guanajuato, que sufrí el exódo de migrar al pais mas desigual del planeta…los prejuicios son bien marcados…los brownies vivimos en un campo de concentracion de empleo paúperrimos, mal pagados…la mayoria nos toca trabajar 18 horas diarias, para sobrevivir con salarios de risa, y niveles de vida inalcanzables( renta promedio $2000 dolares, salarios de $2500 mensuales)…bueno al menos traes vehiculo del año y iphone nuevo…eso es nuestro premio de consolación en la mayor parte del pais del ” anglosajón”…BENDICIONES ESTE 2020

  • Desafortunadamente una nota periodística o un articulo no pueden profundizar las verdaderas causas de estas muertes, quiza la del General Sulaimani si , si leemos entre lineas los artículos de Jalife Rahme.El caso de José Angel nos pega mas de cerca, pero no cabe duda de que si existe una cultura de la muerte. Pero me gustaría ir mucho más a fondo.

  • Efectivamente mi querido John, es muy importante volver a la cultura de la vida y de la solidaridad que practican cotidianamente nuestros pueblos originarios, el Tequio. Hoy es el momento de darle a la cultura de la vida, de la solidaridad con nuestros vecinos y nuestra comunidad. Ésa es mejor respuesta a la violencia e inseguridad en que nos sumieron los gobiernos neoliberales de los últimos 36 años.

  • Considero que sí tiene ingerencia la influencia internacional, pero no debemos dejar de lado la injerencia nacional heredada por gobiernos anteriores que promovían con su propio ejemplo la impunidad, el consumismo, etc. etc. etc., estableciendo una diferencia de “clases” o sectores cada vez más extrema. Afortunadamente el gobierno federal actual está invirtiendo socialmente, no cabe duda sobre la enorme visión que tiene el Presidente de México.

  • ESTE LAMENTABLE ECHO ES SOLO UNA MUESTRA DEL DESHUMANISMO AL QUE HEMOS ESTADO SUJETOS LOS ÚLTIMOS DOS SEXENIOS PRINCIPALMENTE. COMO NO VAMOS A TENER ESTOS RESULTADOS CUANDO HEMOS VISTO MILLARES DE MUERTOS EN NUESTRO MÉXICO??. POR EL NARCO, POR EL EJERCITO, POR LA POLICÍA?. Y AUNADO A ESTO LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, PRINCIPALMENTE LA TELEVISIÓN QUE ENSALSA LA VIOLENCIA PURA. UN DÍA VI EN UNA COMEDIA DE TELEVISA COMO UN INDIVIDUO ROCIABA DE GASOLINA A SU ESPOSO Y LA PRENDÍA!!!! NO DABA CRÉDITO A LO QUE VEÍA. PERO AHORA LA PREGUNTA SERIA ¡COMO MI PRESIDENTE VA A CONTROLAR A LOS MEDIOS PARA REVERTIR ESTA SITUACIÓN? NECESITAMOS UNOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE TRANSMITA CULTURA NO VIOLENCIA, DESESPERACIÓN Y PATOLOGÍA HUMANA!!!

  • Bien dicho mi querido John. La estrategia que AMLO está implementando para construir la paz desde abajo, atacando las causas, acercándose a los jóvenes y a las madres y padres y promoviendo programas que privilegian la integración familiar, es el camino correcto para “serenar al país” como bien lo dice el presidente López Obrador. Hay que apoyar la cultura de la vida y volver a nuestras raíces mexicanas de solidaridad y paz que aún perviven en los pueblos originarios de nuestra nación.

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Instagram

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.