John Ackerman

Adiós a los fideicomisos

La Jornada, 12 de octubre de 2020.

Por: John M. Ackerman (@JohnMAckerman)

 

 

Antes la oposición tomaba la tribuna de la Cámara de Diputados y ocupaba las calles con el enaltecido propósito de defender la justicia y parar el saqueo de los recursos públicos. Hoy, en contraste, la oposición protesta con el vergonzoso objetivo de salvar sus cuentas bancarias.

Es una vil mentira que defender los fideicomisos es equivalente a proteger la ciencia, el arte, el deporte, las víctimas o los damnificados. Todos estos sectores ya reciben y seguirán recibiendo un sólido apoyo de parte del presupuesto federal. Lo único que desaparecerá es la forma discrecional y corrupta en que antes se canalizaban estos importantes financiamientos.

El gobierno federal hoy cuenta con 337 fideicomisos que juntos manejan la friolera de 749 mil millones de pesos. Esta figura jurídica es uno de los legados más nefastos de la larga noche neoliberal. En lugar de generar nuevas políticas de Estado para resolver de fondo las problemáticas de sectores estratégicos, el viejo régimen se limitaba a ofrecer parches temporales y discrecionales para simular su atención en el corto plazo.

Por ejemplo, tal y como hemos documentado en otra parte, los fideicomisos de CONACYT se convirtieron en hoyos negros durante los gobiernos pasados (véase: https://bit.ly/3dgsn8g). La actual Secretaria de la Función Pública, la Dra. Irma Eréndira Sandoval, también ha publicado importantes textos científicos en la materia (véase: https://bit.ly/33N6DOb).

Uno de los compromisos más importantes del Presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido evitar la triangulación de los fondos públicos. Los programas sociales, por ejemplo, ya no se canalizan por medio de organizaciones intermediarias, que en el mejor de los casos utilizaban estos fondos para generar clientelas y en el peor robaban a manos llenas. Ahora todas las becas y apoyos se depositan directamente en las cuentas bancarias de los beneficiarios finales.

Nos encontramos frente al mismo proceso de limpia con respecto a los fideicomisos. Antes, los administradores de estos fondos intermediarios abusaban de la discrecionalidad que ofrece estas figuras jurídicas privadas para favorecer a sus amigos o incluso saquear descaradamente al fisco. También cualquier fideicomiso, aun el más pulcro y bien administrado, siempre incurre en onerosos “gastos de operación” que desperdician recursos públicos.  Pero ahora los beneficiarios finales recibirán sus apoyos directamente del presupuesto federal.

No confundamos la forma con el fondo. Los fideicomisos públicos no son más que cuentas de banco, contratos propios del derecho mercantil.  Existen con el único propósito de darle la vuelta a las leyes del presupuesto y de rendición de cuentas así como reducir o eliminar la supervisión del Poder Legislativo sobre el gasto gubernamental. No existe ninguna otra ventaja de esta figura jurídica.

Así que tomar la tribuna de la Cámara de Diputados para intentar salvar estos contratos es una acción profundamente contradictoria.  La reforma de López Obrador busca ensanchar la división de poderes al fortalecer los controles del Congreso de la Unión sobre el ejercicio del gasto público. Los legisladores del PAN y el PT que hoy protestan en realidad están rechazando la consolidación del poder y la autonomía del mismo Poder Legislativo al cual supuestamente representan.

Ahora bien, es cierto que además de la urgente tarea de desaparecer los fideicomisos también habría que construir la ruta para la canalización directa de recursos públicos a las nobles instituciones y causas que hasta ahora han dependido en gran parte de este tipo contratos para su financiamiento. Absolutamente nadie está planteando dejar la ciencia, el arte, las víctimas y los damnificados sin recursos.

López Obrador ya ha designado una comisión especial para trabajar en este sentido desde el Poder Ejecutivo, incluyendo la destacada participación de María Elena Álvarez-Buyllá, José Antonio Álvarez Lima, Javier May y Rodolfo González.  Estos cuatro funcionarios no solamente son de la mayor confianza del Presidente sino que también son ejemplares por su  profesionalismo y seriedad en la función pública.

Estamos a tiempo para que el Poder Legislativo haga lo propio. Habría que crear una comisión bicameral especial en la materia para garantizar tanto la aprobación de artículos “transitorios” claros y un presupuesto de 2021 con suficientes recursos en las partidas correspondientes para garantizar la continuidad de los apoyos.

Si la oposición y la sociedad civil  realmente estuvieran preocupados por las dignas causas que dicen defender estarían invirtiendo sus energías precisamente en este sentido, a favor de garantizar el financiamiento público para el arte, la ciencia, las víctimas y los damnificados, en lugar de en defensa de la simulación de las cuentas bancarias y las formas jurídicas utilizadas por el viejo régimen.

John M. Ackerman

John M. Ackerman

Director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) e Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Escritor y activista. Doctor en Sociología Política y Doctor en Derecho Constitucional.

Comentarios

Deja un comentario

  • Ahora le toca el turno al poder judicial, hacer una limpia de fondo para despedir a todos los jueces corruptos, los que pisotean la investidura y la ofrecen al mejor postor. Justicia, juicio y equidad y agregaría honradez y capacidad es la premisa que se le debe exigir a todo juez que sea contratado. Además de que, como los otros poderes deben ser sujetos a la votación popular.

  • En Tabasco se están repitiendo los mismos vicios, en el programa Jóvenes Construyendo el fúturo, han creado un esquema de esquilmación, ya que hay un manejo discrecional del programa, donde personal de la delegación Tabasco esta involucrada con personal externo, realizan manejo selectivo de los jóvenes que se inscriben y les roban el 50 por ciento de la beca.

    • Si tienes información verídica hazla llegar a palacio nacional, para que se juzgue a esas personas que no entienden que México ya esta cambiando… Y que no se soportan más tranzas.

  • John M. Ackerman
    Al igual que usted, soy universitario irredento, «……No confundamos la forma con el fondo» inicia su párrafo que nos expone las razones para desaparición de los fideicomisos, comparto con usted esos motivos, pero convencido estoy que debieron plantearse en esa forma y bajo esos argumentos desde el planteamiento inicial de la desaparición, de haber sido bajo ese posible esquema, muchos de nosotros nos hubiese sido suficiente y razonable el acto de la autoridad para efectuar el finiquito a esta modalidad de distribución de soportes financieros; no fue así y se generaron en consecuencia un alud de comentarios y actitudes en contra.
    Las formas también valen, las formas dan sentido y digestión al fondo, son la diferencia entre lo razonable y lo impuesto, entre la genuina comunicación y la arbitrariedad.
    No dudo que la linea del cambio debe seguir, pero la controversia puede atenuarse y enriquecerse si se agrega a la forma, una directriz de información con comunicación.
    ……»lo cortes no quita lo valiente», reza el refrán popular.
    Muchas saludos Doctor.

    • Absolutamente de acuerdo con usted. Por supuesto que las formas valen. Porque de ellas depende el camino plano y recto al fondo.
      La necesidad de mostrar autoridad no debe ganar a la forma de hacer las cosas bien.

  • Cierto, cierto y mil veces cierto, Jhon Ackerman, ni modo que en los regímenes corruptos del PRI PAN y PRD, los fideicomisos, esos si estaban impolutos o incorruptibles.

  • EXCELENTE JOHN POR ESO NUESTRO APOYO TOTAL A LAS POLÍTICAS APLICADAS EN EL GOBIERNO FEDERAL EN LAS DIFERENTES SECRETARIAS QUE LA INTEGRAN, CADA VEZ MAS CONVENCIDOS DE QUE LA 4T ES LO MEJOR PARA NUESTRO QUERIDO MEXICO POR SIEMPRE CONTARA CON EL APOYO DE LOS CIUDADANOS QUE AMAN A NUESTRO País

  • Efectivamente mi querido John, los fideicomisos públicos fueron la mejor forma que encontraron los gobiernos prianistas neoliberales para evadir la rendición de cuentas ante los órganos fiscalizadora del Congreso de la Unión y de la Auditoria Fiscal de la Federación ý al mismo tiempo beneficiarse ellos mismos y sus cómplices y compinches. Ésto sin mencionar que los Comités Técnicos que integran dichos fideicomisos perciben un sueldazo y reparten el dinero como se les ordena por el ejecutivo y a los verdaderos beneficiarios, al pueblo, no les llega nada o muy poco.

  • Vaya, cada semana el Dr. Ackerman se esmera por hacer menos sentido. Hoy dice que los fideicomisos eran solo para triangular recursos y para ser corruptos. Pero, alguien se acuerda cuando el Dr. Ackerman defendía el fideicomiso de AMLO y de Morena para «transferir» recursos a los damnificados por los temblores? O alguien se acuerda de que AMLO como jefe de gobierno en el DF utilizó un fideicomiso para construir una parte del segundo piso? A ver, o todos los fideicomisos son para hacer corrupción, y AMLO es un corrupto, o tenemos que admitir que existen fideicomisos transparentes donde se rinden cuentas y su existencia es para ayudar a financiar asuntos específicos. Para el Dr. Ackerman la respuesta pareciería ser que el presidente es un corrupto neoliberal por usar fideicomisos.

    Pero un ejemplo sencillo. Si hay una investigación multianual que recibe dinero público y de ONGs extranjeras, un fideicomiso es la única forma de garantizar ese presupuesto. Pareciera que el Dr. Ackerman no sabe cómo funciona el presupuesto en México. Qué quiere, que cada año cuando se discuta el presupuesto, vayan artistas y científicos a cabildear porque no les recorten ese presupuesto? El mismo secretario de hacienda confirmó ya que no hay dinero para emergencias o desastres naturales, y si ocurriera alguna, tendríamos que ver de dónde sacar el dinero. Ese fideicomiso para desastres naturales precisamente funcionaba para que la ayuda a damnificados no estuviera vinculada a ninguna preferencia o corriente política ni dependiera de cuánto dinero nos sobró del presupuesto (que nunca sobra).

    Es irreal que gente que trabaja en la máxima casa de estudios venga a defender lo indefendible como si no supieran para qué y cómo funcionan los fideicomisos.

    Y al final del día, si había corrupción en los fideicomisos, por qué no agarran a nadie? Resulta que todas las acciones de la administración son para contener la corrupción, pero los que acaban frente a un juez son los menos. Bien raro.

  • A mi modo de ver y me consta, a mi hija igual que a muchos becados del tecnológico antes de terminar la carrera, les quitaron así de tajo el apoyo para dárselos a los NiNis. A mi si me Preocupa este tipo de acciones,como les retiran apoyo a quienes le están echando todas las ganas y están sacando buenas calificaciones, para darselo a chavos sin oficio ni beneficio que después andaban fantocheando con caguama en mano,que ya tenían para las chelas? Como puede ser esto posible?

  • Todo esto estaría muy bien, si me dijeras que los que estàn ahora en el gobierno son un derroche de EFICIENCIA, CAPACIDAD, HoNESTIDAD y BUEN GOBIERNO . Vemos que si los anteriores eran ladrones, estos nuevos vienen con más HAMBRE. Y ya los vemos. Sr Ackerman, no sea ingenuo. El ADN del mexicano corrupto costará muchas generaciones sacarlo de cuajo. Preocúpese mejor de la EDUCACIÓN en este país. DEPLORABLE.

  • Yo estoy de acuerdo con la desaparición de los fideicomisos por la opacidad del manejo de los mismos .La Corrupción que han tenido los partidos ,PRI ,Pan Prd usaban en contubernio con empresas fantasma para robarles a los mexicanos lo que les pertenece.

  • Muy acertado el análisis, en cuanto a la reacción de Noroña, solo les pago con la misma moneda a los primores traidores qué le dieron la espalda votando por el pri o me equivoco?, por eso ahora la traición cambio de nombre y se llama PRIMOR. TODOS CON EL PT EN 2021 Y 2024 NOROÑA PARA PRÓXIMO PRESIDENTE DE MÉXICO, MISMOS IDEALES QUE AMLO PERO CON MÁS EGGS.

  • Entonces porq en las universidades particulares q tienen profesores con SNI se las quitaron y argumentan q no hay recursos q no se les pagará y esos investigadores hicieron todo lo q conlleva a luchar por el SNI legalmente. Q pasará con ellos? Le envié un correo señor john M. Ackerman.

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter

Suscríbete por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.